web analytics

EL INCONSCIENTE: REAL, SIMBÓLICO, IMAGINARIO

 

A medida que te propongamos adentrarnos en este mundo de ser consciente, de poder ver las cosas que nos suceden de una forma diferente a la que lo hacemos normalmente, comenzarás a percibir que nos vamos a manejar en tres mundos paralelos que existen simultáneamente en nuestro inconsciente.

Han habido innumerables psicólogos, filósofos, y estudiosos de la mente humana que han definido las características del inconsciente.  Se dice del mismo que es omnipresente y que es el encargado de permitirnos almacenar nuestra alma aquellos recuerdos emocionales que nos marcan.

Se habla de un inconsciente atemporal que nos permite hoy revivir una emoción del pasado como si nos estuviera ocurriendo en este mismo momento. Basta con que cierres tus ojos, te conectes un poco en ti mismo, y busques un recuerdo de tu infancia. Si te lo propones y buscas las sensaciones físicas, colores aromas, o sonidos que hubieran en ese momento, vas a lograr una buena inmersión en esa escena. Y si te  lo continúas permitiendo,  podrás permitirte sentir y revivir aquellas cosas que sentiste emocionalmente en ese momento.

Cuando uno logra ese nivel de inmersión dentro de la escena el inconsciente se vuelve crédulo. Es casi como una experiencia onírica en la que podemos crear nuestra nueva realidad, implantarla en el inconsciente conscientemente mientras que mantenemos la total conciencia del aquí y él ahora.

Pero la parte más maravillosa y poderosa de nuestro inconsciente es aquella que nos permite  ir un paso más allá y recordarnos que somos un trozo de esa energía original creadora de todo haciendo una experiencia humana aquí en este plano.  En este sentido desde yo conciencia consideramos que el inconsciente es el nexo que nos permite unirnos a todas esas experiencias que venimos a trascender desde generaciones más atrás.

En su inmenso poder el inconsciente atesora historias que en forma consciente nos serían imposibles de recordar.  Se dice que la existencia del inconciente es lo que nos permite manejar los enormes dolores de la vida.  Si el inconsciente no hiciera su trabajo  estaríamos todos locos o muertos.  Es por eso que nos muestra estas historias en forma diaria de formas que quizás para nosotros no puedan ser fácilmente perceptibles, a menos que vayamos desarrollándose a conciencia más elevada de nuestra realidad.

A medida que vayamos entrenando en nuestra consciencia vamos a comenzar a percibir que nuestro inconsciente personal está regido por cuestiones que hemos aprendido en nuestro inconsciente familiar.  Este,a su vez, ha aprendido muchísimas cuestiones desde el inconsciente regional o desde el inconsciente colectivo mundial.

Es por eso que si repentinamente tuviéramos la imagen de un perro delante (por ejemplo) podemos asociarla a imágenes que atesoramos en el inconsciente colectivo y hablar de una imagen de fidelidad. El perro a nivel de nuestro inconsciente es el mejor amigo del hombre y por eso se asocia de esta forma. De la misma forma existen innumerables símbologías y asociaciones relacionadas con imágenes, situaciones, partes del cuerpo, inclusive parte de nuestra casa y de nuestra realidad (todo lo que me rodea).  El cuarto de baño, como otro ejemplo, puede representar en nuestro inconsciente un lugar cálido, húmedo, cerrado, contenido. Incluso puede sentirse como un lugar de protección (sobre todo cuando nos estamos dando un baño).   La sensación a la cual inconscientemente nos remite nuestro ser en forma casi directa es una de las sensaciones más fuertes de nuestra vida, una de las más intensas e importantes de nuestra vida. La gestación en el vientre de mamá.

Un ataque de pánico en un lugar cerrado, la  claustrofobia, o la necesidad de mantenerse en espacios cerrados o cualquier relación que tenga yo con espacios cerrados, ya sea baños automóviles, aviones, o cualquier tipo de espacio que me contenga, puede estar relacionada en algún punto con alguna historia vivida por mamá durante el tiempo en el cual me tuvo en gestación, durante alguna experiencia haya vivido durante el período de gestación.

Pero el inconsciente no se detiene solamente en lo físico. También se ve regido por aquellas cuestiones un poco más calculadas, matemáticas. En muchos casos inclusive ni siquiera somos conscientes de que realizamos esas cuentas. Podemos en esos casos relacionar a algunas personas por el nombre, por el santoral de su nombre o de su fecha de nacimiento, por la fecha de gestación, etc. Por eso existen un montón de cuestiones que a nivel inconsciente se procesan en forma casi automática sin que nos demos cuenta.. De repente percibimos que cierta persona nos recuerda a alguien. No sabemos cómo o por qué pero  tenemos un cierto rechazo o una cierta atracción hacia alguien.

Elegimos cosas en nuestra vida a raíz de patrones que tenemos guardados en nuestro inconsciente. En muchos casos cuando uno analiza los árboles genealógicos de los consultantes esta regla suele mostrar que las mujeres suelen elegir parejas a imagen y semejanza de la imagen masculina que tuvieron durante su vida. Los hombres hacen lo mismo del sentido contrario buscando la imagen de mamá buscando la imagen de la figura femenina que se representó en su vida. Pero no es sólo eso. El tipo de relación es muchas veces el mismo tipo de relación que mamá tiene (o tenía)  con papá, o en otro casos quizás todo lo opuesto. En ambos casos se habla de estar en fidelidad con esa energía.  Ya sea por hacer lo mismo o por hacer todo lo contrario estoy reviviendo la misma emoción,  ya que cuando damos energía a una emoción lo podemos hacer de forma positiva o negativa. Al respecto es bueno recordar lo que dice un viejo dicho “Aquello que yo niego en mi vida luego lo reniego constantemente”.  Recuerda que no siempre basta con “perdonar” las cosas en la vida para sanarlas, a veces es necesario descargar esos dolores del alma desde

Por último y quizás el más difícil de aceptar es el estado imaginario del inconsciente. 

La primera pregunta que quizás nos surge muchas veces es ¿Desde dónde vienen nuestros sueños? ¿Desde donde sentimos que algo nos gusta o nos disgusta? Es que el inconsciente lleva consigo historias que llevan muchas generaciones programandose, recordándonos que todos somos uno y que venimos una y otra vez a experimentar la misma emoción hasta trascenderla.

De repente percibo que me gusta mucho el color azul y no tengo una explicación lógica para ello. Pero si me permitiera cerrar los ojos, soltar mi mente racional e imaginar, quizás ese color azul es el color del barco que trajo a los padres de mis abuelos inmigrantes cuando llegaron. Quizás es el color con el que habían pintado la habitación de mis padres allá en su casa natal. O quizás (más atrás todavía) puedes llegar a ver que quizás era el color de la habitación más feliz de la casa del tatarabuelo.

Lo mismo sucede muchas veces con las profesiones. Si hubo una abuela o una tía o alguien que anhelaba tener determinada profesión y no la  pudo  ejercer, es muy probable que me surge esa pulsión inexplicable de seguir una profesión que jamás imaginé ó pensé en mi vida.

Es que en definitiva, todo cuando imaginamos y todo cuanto soñamos, y anhelamos tiene un mensaje detrás. Cuando nuestra mente ingresa en ese estado de sueño, ya sea en un descanso reparador o en un ejercicio de meditación, nos podemos permitir conectar con aquellas sensaciones, percepciones y que muchas veces desestimamos. En yo consciencia  sentimos que esta es una de las conexiones más importantes con nuestra consciencia superior y con aquellas cosas que sentimos que venimos a transitar en este plano.

De esta forma y a través de ceremonias como las de LíNEA DE TIEMPO,  REPROGRAMACIÓN DE ÚTERO, o REORIxINS es qué vamos a poder conectarnos con aquellos deseos truncos inconscientes que quedaron en cualquier parte de nuestra vida  o incluso mucho más arriba en el clan. Sanar esos deseos inconscientes, reparar esas heridas del alma, sanar esos dolores, muchas veces callados y ocultos  es lo que nos permite sanar hoy día. Ese es un maravilloso puente que podemos brindarte hacia tu sanación.

Artículos recomendados

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *