web analytics

LA PROTECCIÓN Y LA DESPROTECCIÓN

 

Existe mucho escrito y hablado sobre este tema en diferentes escuelas tanto sea psicoanalíticas conductuales o de cualquier otro tipo.  Es un tema que se asocia normalmente con situaciones de miedo, de desvalorización, de abandono. En síntomas físicos se puede ver en síntomas de piel, en síntomas de obesidad o inclusive en algunos síntomas más profundos, cuando la desvalorización es muy fuerte, como anemias leucemias linfomas, entre muchísimos otros.

Desde la mirada consciente vamos a analizarlo como una energía en un estado dual en este plano físico en el que vivimos. Es decir si tenemos por un lado falta de protección, qué es el estado yin de la energía, es muy probable que en algún otro integrante del árbol genealógico tengamos la misma energía en estado yang.

Cuando hablamos del estado yin de la energía nos referimos a la energía receptiva. Es aquella energía que anhela recibir. Nos encontramos aquí en el caso de la desprotección de niños que extrañaron la protección de sus padres. Que sintieron (independientemente de cómo ésta haya sido)  que la misma fue insuficiente. Este tipo de energías qué nos van dando forma a la energía y propósito que luego se llevará nuestra vida (aquello que venimos a trascender)  nos ira mostrando la forma en que la biología entiende como la solución  más adecuada para sobreponerse a esa falta de protección.

 

¿Qué sucede cuando nos sentimos desprotegidos? 

Frente a una situación de desprotección la naturaleza entendió siempre que lo mejor es armarse con una coraza protectora. Esta coraza protectora la vemos en esquemas de piel más dura, en camuflajes, y en todo tipo de formas de evitar ser víctima del ataque de alguien más. Desde lo conductual (en lo que vivimos a diario) puede transformarse en actitudes personales tales como ser miedosos frente a la vida, no abrirnos a las personas (por temor a ser abandonados), ocultar cosas,  sentirnos siempre abandonados, sentir intranquilidades, ataques de ansiedad,  grandes preocupaciones frente algo desconocido o inclusive camuflarse y mentir frente a una situación.  Esto se hace fácilmente visible cuando esa persona de la cual nos apegamos o nos alejamos está relacionada por nombre y fecha de nacimiento santoral o cualquier otra relación inconsciente con quién nos abandonó de pequeños.

Nunca te culpes por nada de esto simplemente busca el sentido biológico que tuvo cualquier actitud tuya como reflejo de algo a sanar de algún ancestro. Estás repitiendo su historia simplemente para sanar aquel dolor qué ese ancestro guardo en su alma sin poder trascender.

Por otro lado, cuando la actitud de protección es realmente excesiva, podemos encontrarnos frente a una energía vivida en Yang.  Sí en nuestra historia familiar existió violencia, restricción,  contracción, falta de libertad, rigidez, control estricto, etc, es probable que deseemos alejar la energía protectora de nuestras vidas.

Se producen en este caso fuertes reacciones de rechazo a la violencia o violencia misma. inclusive puede ser que inconscientemente nos alejemos de aquella persona que nos refleja al actor violento casi a la misma edad en la que experimente la violencia de pequeño.

En situaciones actitudinales vamos a ver rechazos desacatos búsquedas anárquicas de libertad y demás síntomas que están relacionados con reparar ese dolor de ese niño pequeño.

Una de las formas más gráficas de poder entender esta situación es la de un pájaro en nuestras manos. Si apretamos demasiado débil ese pájaro es probable que el mismo vuele y lo perdamos. Por otro lado demasiada presión puede provocar inclusive la muerte de ese pájaro. Como todo aquí se mezcla lo real y lo simbólico. Arquetípicamente el pájaro significa la libertad y presionarla demasiado implica la pérdida total en cuanto liberarla demasiado le quita protección.

En nuestra infancia pueden incluso convivir ambas energías interpretadas alternativamente por papá y mamá. Cuando este esquema se da es importante comprender que no existe un malo en la película. Ambos vinieron a representar roles en la obra de mi vida, cuestiones que necesito trascender probablemente de mis abuelos bisabuelos o tatarabuelos. Será necesario visitar conocer y trascender historias de papá de mamá y de cuánto ancestro se presente en las sesiones que sean necesarias hasta poder destrabar trascender y soltar ese programa en nuestro inconsciente.

Este escrito es tan sólo la  punta de un iceberg. Muchas muchas historias de decodificación están relacionadas con patrones estructurales de protección / desprotección. Cada historia de cada persona es un caso particular que se trata con el mismo amor y con la misma pasión en búsqueda de sanarnos todos a través de sanar al otro.

Te invitamos a que nos cuentes cuál es tu síntoma y de esa forma poder ayudarte a resolverlo de la mejor forma posible. El cambio que se produce en tu vida vale la alegría de  intentarlo.

 

Artículos recomendados

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *