web analytics

El nacimiento de Yo Consciencia ha coincidido, “casualmente”, con una pandemia inédita que ha impactado a diferentes grupos de personas y ha alcanzado a todos los países del mundo, a millones de personas. Esta situación que ha puesto al mundo entero en vilo provocó casi inmediatamente una sucesión de medidas de los diferentes gobiernos en los diferentes países llevando  a todos a una cuarentena global que escapa a nuestra memoria reciente.

Estos tiempos de aislamiento obligatorio han provocado situaciones muy interesantes de analizar desde el punto de vista de la consciencia individual y global.  Este fenómeno ha actuado como un impensado catalizador de emociones para algunas personas, sacando lo mejor y lo peor de algunas de ellas, y invitándonos  a una mirada distinta a la habitual.

Cuando el mundo se detiene, cuando la rutina de nuestras vidas se pone en pausa, nuestra realidad nos lleva a momentos donde nuestra mente consciente puede entrar en abstinencia de esos estímulos que la ocupaban a cada instante. Forzadamente dejamos de ocupar nuestra mente en el incesante devenir de nuestros problemas cotidianos. La excusa de que siempre nos falta tiempo queda en el pasado.

Para muchos, el mundo se ha puesto en pausa. Sus mentes sin embargo no…   Repentinamente la mente busca reemplazar ese vacío y comienza a buscar otras fuentes de distracción que la ocupen. La series de TV pueden ocupar la atención un tiempo…  Pero una vez que se terminan todas las temporadas pendientes de series vuelven a la abstinencia.  Algunos pueden leer algunos libros pero no siempre los satisfacen. La TV y los medios de comunicación nos mantienen en un bombardeo constante de miedo y noticias terribles. Muchos terminan entonces por apagar la caja boba.

¿Qué hacemos entonces ahora?  De repente nos encontramos frente a nosotros mismos, a nuestra realidad. Nuestras realidades nos interpelan inexorablemente. Repentinamente nos damos cuenta de muchas cosas que quizás teníamos ocultas sobre nosotros mismos.

Es que este confinamiento obligatorio provocado por la pandemia ha sido altamente beneficioso para muchos. Muchas personas aún no comprenden el verdadero poder transformador que todo este fenómeno ha traído al mundo. Si tan solo una pequeña parte de las personas que estuvieron en algunas de estas situaciones pudo llegar a encontrarse con su propio ser…  Si tan solo una porción del mundo lograse despertar y ser consciente de sus vidas, habremos comprendido que toda esta experiencia no fue en vano.

Muchos de nosotros hoy, en nuestras casas soltamos nuestra vorágine y despertamos a una nueva consciencia. Algunos aún no lo han logrado y prefieren esconderse en el miedo y la desesperanza. Desde el amor siempre se puede iluminar el camino del despertar y eso sentimos hacer.

Artículos recomendados

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *